Cuando todos los astros se apaguen en el cielo, cuando todos los pájaros paralicen el vuelo cansados de esperarte, ese día lejano yo te estaré esperando todavía.
José Angel Buesa

jueves, 11 de marzo de 2010

Quisiera....



hacer un verso que tuviera
ritmo de Primavera;
que fuera
como una fina mariposa rara,
como una mariposa que volara
sobre tu vida, y cándida y ligera
revolara
sobre tu cuerpo cálido de cálida palmera
y al fin su vuelo absurdo reposara
--tal como en una roca azul de la pradera--
sobre la linda rosa de tu cara...

Quisiera
hacer un verso que tuviera
toda la fragancia de la Primavera
y que cual una mariposa rara
revolara
sobre tu vida, sobre tu cuerpo, sobre tu cara.


Nicolás Guillén.

2 comentarios:

Javier Andrade (DATREBIL) dijo...

Hermoso poema compartes ahora que se aproxima la Primavera.
un placer pasar por tu encantador blog.
Abrazos.

Jesús Brel dijo...

Es la ventaja de saber manejar
los versos... te permiten inventar
una nueva primavera para volar
en sus alas de mariposa y posarse
en la belleza y sensibilidad
de un poema inacabado...

Vine a dejarte mi abrazo, amiga,
y qué mejor lugar que tu espacio...